"METROPOLIS", PREMIO AL MEJOR ESPECTACULO REVELACION, XIII EDICION PREMIOS MAX DE ARTES ESCENICAS

La compañía aragonesa Teatro Che y Moche cumplió en 2007 su décimo aniversario y lo quiso celebrar con la revisión de su primer espectáculo profesional: la adaptación de la película de Fritz Lang "Metrópolis".

19 de diciembre de 2007

TRÁILER DE LA PELÍCULA

METRÓPOLIS EN EL BLOG DE IRETH

El pasado viernes pudimos asistir en el Principal (esta vez sin problemas con las entradas) a un espectáculo bastante diferente de lo que podemos encontrar normalmente: Metrópolis, una combinación de danza, música, teatro y cine (del mudo).

Tengo que decir que me pareció genial, y que no creo que vuelva a ver nada parecido (ojalá me equivoque) pues el montaje de la compañía aragonesa Teatro Che y Moche me atrapó desde el comienzo.

En esta readaptación que Che y Moche ya había puesto en escena en sus inicios asistimos a una nueva versión de Metrópolis, la famosa película de Fritz Lang que yo no he visto. El argumento:

"En Metrópolis, una gigantesca ciudad del siglo XXI, todos los trabajos son realizados por máquinas enormes, manejadas por un "ejército" de trabajadores esclavos. Viven en laberínticos barrios subterráneos, mientras que la minoritaria clase dominante vive en la superficie, en los "jardines eternos". No son conscientes de comportarse como unos tiranos; pero un día Freder, el hijo del dueño de la ciudad, Fredersen, ve a una bella joven, María. Deslumbrado por su belleza, se lanza en su persecución y descubre la pobreza y los sufrimientos del mundo subterráneo de Metrópolis".



Leí en la crítica del Heraldo que la obra tenía aires al Bosco, estoy totalmente de acuerdo con esto, queda muy bien plasmado en esas coreografías montadas por Elia Lozano, los retorcimientos de los obreros, la mezcla, esos movimientos bruscos, como golpes, de los hombres-máquina.

Se juega también con las proyecciones y los letreros que nos acercan al gran cine mudo. Pero sobre todo, también, hay que destacar la presencia de la orquesta Enigma interpretando esa buenísima música compuesta por Víctor Rebullida.

En fin, magistral y totalmente novedosa para mí que conjuga muchas artes (aunque Fergus se aburriera un poco).

Me alegré mucho ayer cuando me enteré de que Che y Moche están nominados a mejor espectáculo revelación por "Oua Umplute" en los Premios Max. Esa banda de zíngaros a los que he escuchado varias veces para Pilares en el Parque Pignatelli (no este año) y de los que ya adquirí un cd en las propias taquillas del parque en cuanto me enteré que lo habían sacado. Sólo he escuchado su música y los he visto, pero no he disfrutado del espectáculo completo que llevan ahora. ¡Toda mi suerte para vosotros!

(ver)

14 de diciembre de 2007

METRÓPOLIS EN EL CULTURAL DE EL MUNDO

David Barreiros

METRÓPOLIS A ESCENA

La adaptación de la película de Fritz Lang Metrópolis llega hoy al Principal de Zaragoza. Así celebra la compañía Che y Moche su décimo aniversario, ocasión para la que ha contado con la orquesta de cámara Enigma y el ballet de Elia Lozano.

La formación aragonesa Che y Moche cumple diez años y lo celebra recuperando el primer espectáculo que escenificaron: Metrópolis, a partir de la fastuosa película expresionista de Fritz Lang. En coproducción con Centro Dramático de Aragón la formación ha preparado un espectáculo multidisciplinar en el que música, danza y teatro tienen protagonismo por igual. En total, 16 actores y bailarines ocupan el escenario acompañados por la música de la orquesta de cámara Enigma, integrada por 22 músicos. Son los encargados de ejecutar en directo una partitura original de Víctor Rebullida; el compositor ha preferido prescindir de la banda sonora de la película para crear una nueva composición que ha tenido en cuenta todas aquellas otras bandas sonoras que se han hecho con posterioridad.

La película fue realizada en 1927 y ha quedado como uno de los mejores testimonios del cine de ciencia ficción. La obra de teatro, que ha dirigido Joaquín Murillo, intenta recrear esa ambientación expresionista de la película, en la recreación de la ciudad subterránea habitada por esclavos y en la reproducción de las grandes máquinas que manejan. En contraste con este mundo oscuro y subterráneo, están los “jardines eternos”, donde vive la minoritaria clase que dirige los destinos de todos. EN esta línea de trazo grueso, los actores huyen del naturalismo en sus interpretaciones y en su apariencia, echando mano de exagerados maquillajes. La iluminación es también uno de los mejores aliados para la recreación de este ambiente.

Che y Moche nació hace diez años como grupo universitario interesándose por practicar un teatro visual, basado en el gesto y la danza. Tras el éxito que cosechó con Metrópolis, siguió con títulos como Nosferatu, 4x4, La plegaria de Chernobyl, Otelo…, así hasta trece espectáculos. Ahora, según confiesa el director, Murillo, “el grupo pretende pasearse con éxito por el panorama nacional e internacional”.

Liz Perales

(ver)

METRÓPOLIS EN BORRADORES

El grupo Deveró actúa este jueves en "Borradores". La banda ofrece dos canciones en acústico con María Luisa Usoz (voz), Jesús Trasobares (guitarra), Luis Muro (bajo) y Óscar Carreras: son "Viajes", el tema que da título a su primer álbum, y "La puerta de atrás", que estrenan en el programa.

Antón Castro recibirá en el plató a la arabista zaragozana Patricia Almarcegui, autora del libro Alí Bey y los viajeros europeos a Oriente (Bellaterra), donde narra la historia de este viajero y erudito que fue el primer europeo en llegar a La Meca. Antón recibirá también al editor Diego Moreno, responsable de Nórdica Libros, que ha publicado recientemente ediciones ilustradas de "Bartleby, el escribiente" de Herman Melville y "Las flores del mal" de Baudelaire; y al fotógrafo Jordi Morgadas, afincado en Huesca, que acaba de presentar sus "Desnudos de la Transición".

Además, "Borradores" ofrece dos reportajes de arte: uno sobre la exposición de Nelson Villalobo y su taller de grabado en el espacio El sol sale para todos de Margó Venegas, y la exposición de Alberto Carrera Blecua en la Diputación de Huesca y el Museo de Huesca. Se emite una pieza con los integrantes de Che y Moche, que representan en el Teatro Principal la función Metrópolis, y se realiza una extensa entrevista al periodista del New Yorker y escritor Jon Lee Anderson, que habla de los secretos de su oficio, de su biografía del Che Guevara y de su extenso perfil del escritor Gabriel García Márquez. "Borradores" se emite este jueves a las 00.00.



EL ESTRENO EN HERALDO

Oliver Duch

El horror mudo de "Metrópolis" llega al Principal
Teatro Che y Moche y el Grupo Enigma estrenan hoy una versión escénica del filme de Fritz Lang, con música de Víctor Rebullida interpretada en directo.

HERALDO. Zaragoza | Persigue la compañía aragonesa Teatro Che y Moche lograr la "obra total" soñada por Wagner. O, al menos, a una ambición afín responde "Metrópolis", el espectáculo que esta noche estrenan en el Teatro Principal de Zaragoza. Se trata de un montaje teatral hijo del cine (se basa en la película homónima que Fritz Lang hizo en 1926), pero también de la danza y la música, que cobran un especial protagonismo en esta nueva versión, heredera directa de la que Teatro Che y Moche preparó hace ahora diez años.

La colaboración del Centro Dramático de Aragón, que ha coproducido "Metrópolis", ha permitido al director Joaquín Murillo retomar con más medios y recursos añadidos su particular fascinación por la joya cinematográfica del expresionismo. Uno de ellos ha sido incorporar bailarines al elenco, con una coreografía creada expresamente por la aragonesa Elia Lozano.

Pero tal vez el mayor lujo de esta producción, que ha elevado a más de 40 el número de artistas en la función, ha sido la preparación de una banda sonora compuesta ex profeso por el zaragozano Víctor Rebullida, que, además, se escucha en directo interpretada por la Orquesta de Cámara del Auditorio de Zaragoza (más conocida como Grupo Enigma), bajo la dirección de Juan José Olives.

"La voz de los personajes"

Víctor Rebullida indica que se trata de una partitura "escrita para una orquesta pequeña, de 22 músicos" (flauta, oboe, clarinete, fagot, trompa, piano/celesta, arpa, percusión y 14 instrumentos de cuerda). El objetivo prioritario, explica el compositor, ha sido "buscar la mayor expresividad, porque tenía que hacer de la música un refuerzo de la hiper-expresión de los actores". No hay que olvidar que, al ser un montaje sin diálogos, la música "es la voz de unos personajes que solo cuentan con su capacidad gestual para contar su historia", detalla Rebullida.

El músico reconoce haber introducido en esta creación "guiños a estilos o escuelas, como la aparición de un ragtime, de una melodía con aire de blues, un baile exótico orientalizante, un pequeño homenaje a las grandes melodías del cine clásico, al maquinismo, a los cantos revolucionarios...".

En conjunto, Rebullida opina que "un aficionado a la música la identificaría sin titubeos como una ópera sin palabras en la que figura un preludio, hay solos, dúos, momentos corales, escenas de danza, etc.". Aunque también "un aficionado al cine dirá que la música es una banda sonora para una película en la que los personajes se han salido de la pantalla", añade.

El compositor está muy satisfecho tanto de su relación personal y artística con el director Joaquín Murillo como con el hecho de que sea el Grupo Enigma quien interprete su partitura: "El resultado se ve favorecido por la participación del Grupo Enigma y Juanjo Olives, quienes conocen muy bien mi música y a su autor. Me entienden muy bien tanto en persona como en el pentagrama".

Novatos y veteranos

Entre los actores de "Metrópolis", los hay que ya trabajaron en la versión anterior y los hay que se han incorporado ahora a papeles que en su día hicieron otros. Entre los veteranos están Jesús Llanos, que da vida al loco científico Rotwang (el que crea la famosa mujer robot que es el icono de la película original), y Raquel Anadón, que encarna a Josaphat. La joven pareja protagonista, María y Freder, tiene sin embargo sangre nueva, ya que sus intérpretes son Ingrid Magriñá y Carlos Alcolea. Completan el reparto Alfonso Pablo (como Fredersen, padre de Freder y dueño de Metrópolis), Antonio Muñoz (el capataz) y Marián Pueo (como la mujer libidinosa).

Además de los elementos mencionados, esta "Metrópolis" es también deudora del arte audiovisual por partida doble. Debe a la cinta de Lang su estética expresionista (plasmada en la escenografía de Jezabel Moreno y la iluminación de Josema Hernández de la Torre y Tatoño) y debe al vídeo el refuerzo visual que supone la introducción en el espectáculo de varias secuencias grabadas por los propios actores y que suplen parte de la acción real.

"Metrópolis" se estrena hoy a las 22.00 y permanecerá en cartel hasta el próximo domingo (entradas: de 6 a 31 euros).

EL ESTRENO EN ARAGÓN RADIO

“Metrópolis” convertirá el Teatro Principal en una gran ciudad de la creatividad aragonesa

“Pocas veces se da una unión de proyectos tan importantes por separado”. Con estas palabras, el director teatral Joaquín Murillo explicaba el principal logro de “Metrópolis”, el espectáculo basado en la obra maestra del cine mudo que Teatro Che y Moche ha recuperado, en coproducción con el Centro Dramático de Aragón, para celebrar su décimo aniversario sobre las tablas. La obra, que se estrenará este miércoles en el Teatro Principal y permanecerá en cartel hasta el domingo, aunará sobre el escenario la dramaturgia, la danza y la música con firma aragonesa gracias a la composición original de Víctor Rebullida, al Grupo Enigma dirigido por Juan José Olives y a la coreografía de Elia Lozano.

La ópera prima de la compañía aragonesa llega diez años después de su primer estreno arropada por el éxito recabado entonces. Retomándola, Teatro Che y Moche celebra “un pequeño autohomenaje por haber llegado aquí”, que llega de la manera más participativa posible con “nuestros compañeros de viaje” y respondiendo a una manera de entender el teatro. Se refería el director Joaquín Murillo a la base de expresionismo alemán que dio el cineasta Fritz Lang a esta obra para la gran pantalla en 1927.

El público que hace una década aplaudió el montaje, que tuvo una gran acogida, encontrará algunas diferencias; la principal, que logra “lo que antes no se pudo hacer por motivos de producción o de capacitación profesional”.

“Metrópolis” vuelve hoy a los escenarios convertida en una superproducción en la que intervienen un total de 17 actores y bailarines, acompañados por 22 músicos que tocarán sus instrumentos en directo. Es un gran espectáculo que el director del Centro Dramático de Aragón, Javier Brun, ha llegado a definir como “orgía creativa aragonesa”, como “un proyecto de tanta envergadura que casi nos sobrepasa si no hubiera sido por grupos con tanta ambición”. Convencido de que el papel de la institución es “ayudar a que las propias compañías capitalicen las obras para que haya un tejido más sólido”, Brun ha afirmado que el apoyo del CDA no podía faltar porque era imposible “negarse a una propuesta que es un crisol de lo mejor de cada casa.

La obra viene precedida por “un maravilloso año de creación”, según coinciden tanto el director como el compositor Víctor Rebullida, que se han entendido a la perfección “con lenguajes diferentes para buscar la idea común” El segundo, además, afrontaba su “proyecto musical más grande que he hecho” y mostraba la emoción de ver “cómo tu música es interpretada, es coreografiada”.

Esa coreografía es obra de Elia Lozano, que según Murillo ha estado “casi casi codirigiendo” y que tenía el reto de trabajar con un elevado número de bailarines, para lo que tuvo que jugar con la música con “imaginación” y “libertad”. Pero, sobre todo, su gran apuesta ha sido “arriesgar”, como un ejercicio de responsabilidad y compromiso del artista. “Hemos trabajado mucho e incluso ha habido dos lesiones”, ilustraba la coreógrafa. También se enfrentaba a todo un desafío el director del Grupo Enigma, la Orquesta de Cámara del Auditorio de Zaragoza: el de salir a otras salas, especialmente en el Teatro Principal.

Teatro, música y danza, con efectos especiales y una sólida base expresionista. Todo ello convertirá durante cinco días el Teatro Principal en una gran “Metrópolis” de este siglo XXI a través de una obra que se caracteriza por su universalidad. Un espectáculo que, salvo contadas frases proyectadas sobre un tul que cubre la escena, emplea los lenguajes universales y que ha resucitado con la intención de recorrer las tablas de, al menos, una parte del mundo.

(ver)

12 de diciembre de 2007

EL ESTRENO EN ARAGÓN DIGITAL




"Metrópolis" convertirá el Teatro Principal en una gran ciudad de la creatividad aragonesa

Teatro Che y Moche ha recuperado en su décimo aniversario "Metrópolis", en coproducción con el Centro Dramático de Aragón. Bajo la dirección de Joaquín Murillo, con la música original de Víctor Rebullida y la interpretación en directo del Grupo Enigma, este montaje universal llenará el Teatro Principal de creatividad aragonesa.



Zaragoza.- "Pocas veces se da una unión de proyectos tan importantes por separado". Con estas palabras, el director teatral Joaquín Murillo explicaba el principal logro de "Metrópolis", el espectáculo basado en la obra maestra del cine mudo que Teatro Che y Moche ha recuperado, en coproducción con el Centro Dramático de Aragón, para celebrar su décimo aniversario sobre las tablas. La obra, que se estrenará este miércoles en el Teatro Principal y permanecerá en cartel hasta el domingo, aunará sobre el escenario la dramaturgia, la danza y la música con firma aragonesa gracias a la composición original de Víctor Rebullida, al Grupo Enigma dirigido por Juan José Olives y a la coreografía de Elia Lozano.

La ópera prima de la compañía aragonesa llega diez años después de su primer estreno arropada por el éxito recabado entonces. Retomándola, Teatro Che y Moche celebra "un pequeño autohomenaje por haber llegado aquí", que llega de la manera más participativa posible con "nuestros compañeros de viaje" y respondiendo a una manera de entender el teatro. Se refería el director Joaquín Murillo a la base de expresionismo alemán que dio el cineasta Fritz Lang a esta obra para la gran pantalla en 1927.

El público que hace una década aplaudió el montaje, que tuvo una gran acogida, encontrará algunas diferencias; la principal, que logra "lo que antes no se pudo hacer por motivos de producción o de capacitación profesional".

"Metrópolis" vuelve hoy a los escenarios convertida en una superproducción en la que intervienen un total de 17 actores y bailarines, acompañados por 22 músicos que tocarán sus instrumentos en directo. Es un gran espectáculo que el director del Centro Dramático de Aragón, Javier Brun, ha llegado a definir como "orgía creativa aragonesa", como "un proyecto de tanta envergadura que casi nos sobrepasa si no hubiera sido por grupos con tanta ambición". Convencido de que el papel de la institución es "ayudar a que las propias compañías capitalicen las obras para que haya un tejido más sólido", Brun ha afirmado que el apoyo del CDA no podía faltar porque era imposible "negarse a una propuesta que es un crisol de lo mejor de cada casa".

La obra viene precedida por "un maravilloso año de creación", según coinciden tanto el director como el compositor Víctor Rebullida, que se han entendido a la perfección "con lenguajes diferentes para buscar la idea común". El segundo, además, afrontaba su "proyecto musical más grande que he hecho" y mostraba la emoción de ver "cómo tu música es interpretada, es coreografiada".

Esa coreografía es obra de Elia Lozano, que según Murillo ha estado "casi casi codirigiendo" y que tenía el reto de trabajar con un elevado número de bailarines, para lo que tuvo que jugar con la música con "imaginación" y "libertad". Pero, sobre todo, su gran apuesta ha sido "arriesgar", como un ejercicio de responsabilidad y compromiso del artista. "Hemos trabajado mucho e incluso ha habido dos lesiones", ilustraba la coreógrafa. También se enfrentaba a todo un desafío el director del Grupo Enigma, la Orquesta de Cámara del Auditorio de Zaragoza: el de salir a otras salas, especialmente en el Teatro Principal.

Teatro, música y danza, con efectos especiales y una sólida base expresionista. Todo ello convertirá durante cinco días el Teatro Principal en una gran "Metrópolis" de este siglo XXI a través de una obra que se caracteriza por su universalidad. Un espectáculo que, salvo contadas frases proyectadas sobre un tul que cubre la escena, emplea los lenguajes universales y que ha resucitado con la intención de recorrer las tablas de, al menos, una parte del mundo.

(ver)

EL ESTRENO EN EL PERIÓDICO DE ARAGÓN


Che y Moche reinterpreta ´Metrópolis´ en su aniversario

La obra incluye interpretación, baile y música original en directo.

12/12/2007 EVA GARCÍA ZARAGOZA

Metrópolis, la joya del cine mudo que el alemán Fritz Lang rodó en 1927, vuelve al Teatro Principal y lo hace en una coproducción del Centro Dramático de Aragón y Teatro Che y Moche, que cumple su décimo aniversario y lleva a la escena la obra que ya presentó en 1997.

Esta pieza, que se estrena esta noche, a las 22.00 horas, es una "superproducción aragonesa" en la que se aúnan la música original y en directo, la danza y el teatro a través de más de 50 personas entre el escenario y el foso, donde se encuentra la orquesta Enigma. Metrópolis está ambientada en el siglo XXI donde los trabajos los realizan máquinas manejadas por un ejército de esclavos, mientras que la clase dominante vive en la superficie. Estos no son conscientes de comportarse como tiranos hasta que un día, el hijo del dueño de la ciudad ve a una bella joven y, en su búsqueda, descubre las miserias de la Metrópolis.

Joaquín Murillo, director de la obra, define la producción como un "autohomenaje" que se enmarca en la tradición expresionista de la compañía y a una "manera de contar fiel a nosotros mismos". El director de Che y Moche quiso contar para la obra con "la mayor cantidad de creadores y que, además, fueran de los mejores, una forma de trabajar como la de la vanguardia de principios de siglo". Por eso, Víctor Rebullida compuso la música especialmente para la obra; Enigma la interpreta en directo; y Elia Lozano preparó la coreografía.

Murillo ya dirigió en 1997 su primera Metrópolis, que tuvo una "gran acogida por parte del público". La versión de 2007 tiene "muchas y pocas diferencias y coincidencias", sin embargo, no se trata de "mejorar la obra sino de aportar cosas pero que en ese momento no sabíamos o no podíamos hacer", como es el caso de la música original y en directo. "El punto de partida era fantástico pero en estos diez años todos hemos aprendido a utilizar mejor el lenguaje y hemos cristalizado nuestras carreras".

En la presentación del espectáculo estuvieron todos los sectores implicados en la superproducción. Javier Brun, director del CDA, Víctor Rebullida, compositor; Elia Lozano, coreógrafa, y Juan José Olives, director del grupo Enigma.

El trabajo de Elia Lozano consistió en poner imaginación y esencia a una música porque la danza tiene una importancia "vital" dentro del espectáculo. "He intentado buscar la belleza, el horror, la estética, riesgo y además un compromiso con nuestro medio a través del movimiento y el cuerpo".

Juan José Olives puso de manifiesto que con Metrópolis se logra sacar a la orquesta fuera del Auditorio y lo harán en las ocho funciones en directo. Olives definió la obra como "un espectáculo completo en el que se reúnen diferentes grupos y entidades con un alto nivel de calidad".

El autor, Víctor Rebullida, ha estado trabajando un año en la obra, "un año de composición, duro pero muy agradable" puesto que se ha tratado de buscar "ideas comunes" con Joaquín Murillo para sacar a la luz "el trabajo musical más importante de mi carrera porque como proyecto es el más grande". Un proyecto que busca que, además de en Zaragoza, pueda verse en otras ciudades.

(ver)

(también aquí)

11 de diciembre de 2007

METRÓPOLIS, EL REMAKE

Cine.- 'Metrópolis ' también tendrá su remake
LOS ANGELES, 11 (OTR/PRESS)

Hollywood se dispone a mancillar otro clásico del séptimo arte. En esta ocasión la víctima de la fiebre del remake será 'Metrópolis ' la joya que el alemá n Fritz Lang rodó en 1927. Thomas Schühly, productor de cintas como 'El nombre de la rosa' o 'Alejandro Magno' se ha hecho con los derechos de este clá sico del cine mudo y máximo exponente del expresionismo alemá n dispuesto a perpetrar una nueva versión.

"Con el aplastante rol que la tecnología juega en nuestra vida diaria, la creciente distancia entre los ricos y los pobres, incluyendo la paulatina eliminació n de la clase media, la historia de 'Metrópolis ' se convierte una terrorífica reflexión sobre nuestra sociedad que tiene lugar en un muy posible futuro no muy distante", afirma el productor en declaraciones a 'Variety' recogidas por otr/press.

Schühly ya está a la busca y captura de un director de renombre que se haga cargo del proyecto que pretende arrancar el los pró ximos meses. La pelí cula original fue una de las má s costosas de la é poca y se ha convertido en uno de los clá sicos del gé nero de la ciencia ficció n. La historia de 'Metrópolis ' está ambientada en el año 2026, en una megalópolis en la que una clase adinerada de pensadores e intelectuales vive en la superficie y que viven del trabajo de los obreros que habitan en el subsuelo. Azuzados por un robot, los obreros se rebelan contra la clase intelectual y amenazan con destruir la ciudad que se encuentra en la superficie.

Esta no es la primera vez que el clásico de Lang se rehace para la gran pantalla, ya en 2001 fue estrenada una aclamada cinta animada japonesa del mismo nombre, basada en un manga de Osamu Tezuka. Además, en 1989 se estrenó en Gran Bretaña un musical basado en la película.

La noticia en 20minutos.

EL TEATRO PRINCIPAL ACOGE "METRÓPOLIS", QUE AÚNA MÚSICA, DANZA E INTERPRETACIÓN

Zaragoza, 11 dic (EFE).- La compañía aragonesa Che y Moche celebra su décimo aniversario representando durante esta semana en el Teatro Principal de Zaragoza la obra "Metrópolis", pieza que aúna manifestaciones artísticas como la música, la danza o la interpretación, todas ellas realizadas por artistas de Aragón.

Para el director del Centro Dramático de Aragón, institución que coproduce la obra y que encabeza Javier Brun, el montaje es "una orgía creativa aragonesa", ya que en ella se han juntado diversas disciplinas en una sola y está presente "lo mejor de cada casa".

Así, "Metrópolis" cuenta con la participación de casi 50 personas, entre los que se encuentran los miembros de la Orquesta de Cámara del Auditorio de Zaragoza, conocida también como Orquestas Enigma, con la música original creada por Víctor Rebullada, con la dirección de Joaquín Murillo y con las coreografías nacidas de la mente de Elia Lozano.

Para el director del Centro Dramático, éste ha sido un proyecto que "casi nos sobrepasa" y que, sin gente "con tanta ambición" como ésta, hubiera sido "muy difícil" poner sobre el escenario.

Respecto a su colaboración, Brun subrayó que, frente a la posibilidad de que su centro capitalice las producciones, consideran "más efectivo" ayudar a las compañías aragonesas ya existentes a que dirijan "sus trabajos y sus éxitos", lo que cree desembocará en una consolidación del panorama teatral aragonés.

Por su parte, el director del espectáculo, Joaquín Murillo, calificó como "maravilloso" todo el proceso de creación de la obra, la cual se enmarca en la tradición expresionista de la compañía, que cuenta entre su repertorio con "Nosferatu" o la propia "Metrópolis", obra con la cual se estrenaron hace diez años.

Respecto a la función de 1997, Murillo afirmó que en esta ocasión han intentado aportar cosas que querían hacer pero que no podían, -por no saber o por no poder hacerlo-, algo que han añadido ahora, como la danza, la música original y su interpretación en directo, con lo que la han dotado de lo que le faltaba.

Mientras, la coreógrafa Elia Lozano subrayó la importancia "vital" que la danza tiene dentro de este espectáculo, movimientos con los que ha buscado dotarlo de "belleza, dolor y estética", para lo cual han realizado un trabajo "duro".

El director de la Orquesta de Cámara del Auditorio de Zaragoza, Juan José Olives, dijo que con esta actuación cumple una de las metas que se fijaron hace años, como es la de tocar en el Principal.

Olives valoró el hecho de que se haya creado una música original "ex profeso" para esta representación, lo que provoca que se logre una obra "muy bonita" y un espectáculo "muy completo".

Por su parte, el compositor de la banda sonora de la obra, Víctor Rebullida, calificó a "Metrópolis" como una "superproducción aragonesa" en la que "grandes artistas se han unido".

METRÓPOLIS EN EL COMITÉ CAZ

OBRA:METRÓPOLIS TEATRO PRINCIPAL

ESPECTÁCULO BONIFICADO EN LAS LOCALIDADES DE BUTACA DE PATIO, PALCOS DE ENTRESUELO Y PALCOS DE PRIMERA PLANTA


TEATRO CHE Y MOCHE
Presenta

Música original
Víctor Rebullida

Dirección musical
Juan José Olivés

Orquesta
Orquesta de Cámara del Auditorio de Zaragoza (Grupo Enigma)

Coreografía
Elia Lozano

Dirección
Joaquín Murillo

En Metrópolis, una gigantesca ciudad del silgo XXI, todos los trabajos son realizados por máquinas enormes, manejadas por un ejército de trabajadores esclavos. Viven en laberínticos barrios subterráneos, mientras que la minoritaria clase dominante vive en la superficie, en los jardines eternos. No son conscientes de comportarse como unos tiranos, pero un día Freder, el hijo del dueño de la ciudad, ve a una bella joven: María. Deslumbrado por su belleza, se lanza en su persecución y descubre la pobreza y los sufrimientos del mundo subterráneo de Metrópolis.

(ver)

RUEDA DE PRENSA Y PASE ABIERTO A PRENSA

Hoy, martes 11 de diciembre, a las 12:00h en el Ambigú del Teatro Principal de Zaragoza habráuna rueda de prensa de presentación de Metrópolis.
A las 13:00h, habrá un pase de Metrópolis para la prensa.

ENTREVISTA A VÍCTOR REBULLIDA


Metrópolis es una ópera sin palabras”

Víctor Rebullida (Zaragoza, 1963) es compositor y colaborador de HERALDO DE ARAGÓN y la revista RITMO, ha recibido diferentes premios y sus piezas han sido interpretadas en Londres, Luxemburgo o Zaragoza. Hace un año, Joaquín Murillo le encargó la composición de una música nueva para Metrópolis, el espectáculo que conmemora el décimo aniversario de la compañía zaragozana Teatro Che y Moche.

¿Cómo definirías la música de Metrópolis?

No me gusta poner etiquetas a lo que hago; escribo. Aquí hay un poco de todo; lo que la define es que es una música al servicio de la escena, que acentúa la expresión de lo que está ocurriendo en la escena. No es una música dura, de extrema complejidad, escrita para ser interpretada exclusivamente en una sala de conciertos.

¿Cuál era tu idea cuando empezaste a escribir la partitura?

Es una pieza muda, sin palabras y había que darles voz a los personajes y yo pensé en una música que les pusiera voz a través de un leit motiv, un tema, que identificara a cada personaje; con esa asociación, se ayuda también al espectador. Como el espectáculo dura una hora, dejar un leit motiv fijo para cada personaje me parecía demasiado, por eso hay una distorsión del tema, que casi siempre se mantiene identificable pero que se ha visto alterado al integrarlo con otros elementos de la escena.

¿Cómo se escribe una partitura de una hora para un espectáculo teatral?

La música es un lenguaje muy abstracto y, aunque pueda parecer que coarta la creatividad, a mí me gusta tener elementos a los que agarrarme que me ayuden a concentrarme en cómo diseñar la obra. En este caso ya había una imagen y una estética que me facilitaban esa concreción. El número de músicos -22-, los instrumentos y el vídeo del montaje anterior son parámetros que vienen dados de antemano y que me ayudan a evitar la dispersión. Además, el hecho de que la partitura no fuera la única protagonista y principal foco de atención me relajaba bastante. Hoy en día en música, salvo los límites que uno mismo se imponga, vale todo, porque la creatividad no tiene cortapisas; por eso creo que es fundamental saber adónde vas; tener la estructura clara, el discurso, el clímax, todo esto me parece esencial para que una obra se tenga con solidez.

Has trabajado bastante con el vídeo del primer Metrópolis, la versión de hace diez años, casi como si fuera una banda sonora para cine.

Sí, la verdad es que sí. El vídeo me ha sido de gran ayuda porque me ha permitido encajar la partitura y tener una perspectiva global para que se mantenga la coherencia del arco narrativo. Por otro lado, el montaje escénico mantiene el tempo de la partitura por lo que los músicos van a tener que ajustarse también a ese tempo, van a trabajar como se hace en el cine, sujetos a cierta sincronía.

Desde el principio, el diálogo entre las artes que se dan cita en el espectáculo ha estado presente, ¿te ha facilitado las cosas?

Joaquín Murillo tenía muy claro el global de la obra y eso me ha facilitado las cosas. Hay que tener el control de la estructura, dejar las cosas atadas en lo musical, para luego rebajar la musicalidad en beneficio de la escena. Por ejemplo, la escena de los cristos, que ha sido la más difícil; creo que la definitiva es la cuarta versión que he escrito y así, entre nosotros y ahora que no nos escucha nadie, alguna de las anteriores me gustaba todavía más pero sin embargo no cumplía la función que se pide a la música en un momento de tantísima intensidad com este. Se trata de que la intensidad musical vaya con la de la escena: el papel de la música consiste en ir dando empujones al espectador y guiándolo hacia donde le lleva lo que pasa sobre el escenario. Joaquín me ha ayudado mucho en la puesta en común de ese juego de tensiones entre la música y la escena y, además, ha entendido la música muy bien.

¿Qué ha supuesto para ti el encargo de una partitura original para este espectáculo?

Creo que es el trabajo más importante que he hecho en mi vida, tanto en dimensiones como en trascendencia, al que he dedicado un año. Me gustaba mucho hacer una música que se iba a integrar con otras artes, me permitía salir del gueto de lo estrictamente musical, de la música pura de concierto. Además, este proyecto multidisciplinar me ha permitido entrar en contacto no solo con lo teatral sino también con la danza. El que venga un director de teatro y te encargue a ti personalmente una música ya es un motivo de halago. Visto desde el prisma de un músico o un aficionado a la música creo que Metrópolis es una ópera sin palabras y que una parte muy importante de su espectacularidad reside en la cantidad de artes que integra.

FOTOS DEL ESPECTÁCULO



*Fotografías: Aloma Rodríguez

VÍCTOR REBULLIDA HABLA DE LA MÚSICA DE METRÓPOLIS


La música tiene una duración, como la función, de prácticamente 60
minutos ininterrumpidos. Está escrita para una orquesta pequeña, que
debe de caber en el foso del Teatro Principal, de 22 músicos, a saber,
cinco intérpretes de viento (flauta, oboe, clarinete, fagot y trompa,
tocando alguno de ellos varios instrumentos de su familia), un pianista
que también emplea una celesta, un intérprete de arpa al cual también le
toca usar un instrumento de percusión en algún momento, un percusionista
que se desenvuelve entre diversos instrumentos, y catorce instrumentos
de cuerda.

Los personajes principales y alguna de las situaciones están
caracterizados por temas a modo de leit motiv, perfectamente
identificables a lo largo de la representación. Escogí trabajar de este
modo porque si la música había de ser la voz de los personajes, debía
crearles una voz personal y mantenérsela siempre.

La música funciona como una banda sonora cinematográfica, soportando la
acción y reforzando las situaciones a la vez que va señalando a los
personajes -cual luz de cañón- mediante sus propios y distintos leit motiv.

Una de las preocupaciones a la hora de escribir esta música ha sido
buscar la mayor expresividad. Tenía que hacer de la música un refuerzo
de la hiperexpresión de los actores. Es la voz de unos personajes que
solo cuentan con su capacidad gestual para contar su historia. A su vez,
no debía de ser una partitura meramente funcional y que pasara
desapercibida. Todo lo contrario, había de contribuir a la gran riqueza
plástica del espectáculo y arrastrar al público dentro de la obra. La
música no tenía que ser una cortina entre los actores y los espectadores
sino un elemento conductor del magnetismo del escenario hacia las
butacas; un fluido sonoro que llenara el escenario y la sala con
amplitud y generosidad.

Metrópolis es una obra de teatro sin palabras, pero un aficionado a la
música la identificaría sin titubeos como una ópera sin palabras en la
que figura un preludio, hay solos, dúos, momentos corales, escenas de
danza, etc. Incluso un aficionado al cine dirá que la música es una
banda sonora para una película en la que los personajes se han salido de
la pantalla.

Siempre suele preguntarse al compositor sobre las posibles influencias
externas en la música que compone. En mi caso diré que objetivas
ninguna; subjetivas supongo que las de todos los autores y obras que han
contribuido a mi formación como compositor. Busco, como todo creador, un
lenguaje propio. Seguramente un espectador conocedor pueda encontrar
similitudes estilísticas con otros autores con mayor facilidad que yo.

En Metrópolis coexisten técnicas diferentes moduladas dentro de una
unidad de concepto y de estilo. Sí que existen guiños a estilos o
escuelas, como la aparición de un fragmento que podría ser un charleston
o un ragtime, de una melodía con aire de blues, un baile exótico
orientalizante, un pequeño homenaje a las grandes melodías del cine
clásico, al maquinismo, una cita de un canto revolucionario, etc. Todo,
como digo, referencias, guiños, citas, que el oyente identificará y
asociará con la acción.

Los actores y los bailarines han hecho suya la música e interactúan con
plena naturalidad. Elia Lozano ha comprendido a la perfección el
carácter de cada escena y ha diseñado una coreografía actual, de gran
fuerza expresiva, y en el caso del baile de la falsa María, una de las cimas coreográficas de la obra, tanto la voluptuosa danza de Ingrid Magriñá, que se enrosca como un reptil alrededor de los arabescos de la música, como el planteamiento escénico del resto de los personajes que se sitúan sobre las tablas están integrados con el espíritu de la música al cien por cien.

Puede que esta música sorprenda a quienes conocen toda mi obra anterior.
Les va a sonar diferente, desde luego. Mi modo de afrontar la creación
musical tuvo un punto de inflexión con la Suite imaginaria del Quijote
(en cuya interpretación nos conocimos Joaquín y yo), obra que poseía un
componente teatral y visual muy elevado. En aquella se recupera la
melodía e interactúan recursos musicales más variados imbricados para
lograr una sonoridad más rica y que pienso resulta más cercana e
inteligible para el público, algo que cada vez me preocupa en mayor
medida. Continúa esta línea en el trabajo que compuse para el
audiovisual El último templario en el que la funcionalidad de la
música me hizo concebir una creación sencilla (que no simple) e
inmediata. Metrópolis es un paso más en esa línea de trabajo.

El resultado final de Metrópolis en lo que a su música se refiere se
ve favorecido por la participación del Grupo Enigma y Juanjo Olives,
quienes conocen muy bien mi música y a su autor. Me entienden muy bien
tanto en persona como en el pentagrama y eso facilita enormemente el
complejo montaje de esta hora de música garantizando un resultado óptimo.

El montaje del espectáculo se está haciendo con una maqueta de ordenador
que está dictando los ritmos escénicos y los tiempos de la coreografía.
Ahora es la orquesta la que debe asumir los tiempos para que los actores
y bailarines no vean alterado todo lo que han aprendido y han hecho
suyo. Se trata de una fase muy delicada en la que se va a engarzar el
eslabón final. La profesionalidad de Olives y los miembros de la
orquesta asegura el perfecto acople de estos dos últimos eslabones.

En cuanto al trabajo con Joaquín ha sido muy fluido. No ha habido
ninguna presión durante el proceso de composición. Siendo ambos
creadores, y aunque el lenguaje utilizado sea distinto, Joaquín ha
sabido transmitirme sus ideas con una claridad meridiana y nos hemos
entendido perfectamente. Tiene muy claro qué quiere en cada momento, lo
que para mi ha sido de vital importancia para diseñar el trabajo sin
dispersiones ni vaivenes.

He tenido plena libertad para escoger la estética, y los contenidos y
desarrollos musicales. Salvo alguna escena que ha habido que comentar
mucho para imprimir la progresión tensiva que Joaquín deseaba transmitir
con su puesta en escena, y que tuve que rescribir en varias ocasiones,
la inmensa mayoría ha quedado tal cual yo las propuse.

7 de diciembre de 2007

METRÓPOLIS EN RED CASTING

TEATRO PRINCIPAL DE ZARAGOZA
METRÓPOLIS, dirigido por JOAQUÍN MURILLO, el espectáculo que la compañía Teatro Che y Moche estrenará el 12 de diciembre (y hasta el 16 de diciembre) en el Teatro Principal de Zaragoza en coproducción con el CENTRO DRAMÁTICO DE ARAGÓN; cuenta con la colaboración de ELIA LOZANO y de la ORQUESTA ENIGMA, dirigida por JUANJO OLIVES e interpretando una partitura original de VÍCTOR REBULLIDA.


Metrópolis es una adaptación de la película de Fritz Lang (Metropolís, 1927) que toma el nombre de la ciudad futurista en la que sucede la trama: en la gigantesca ciudad del siglo XXI las máquinas enormes, manejadas por un ejército de esclavos, realizan todos los trabajos. Los obreros viven en laberintos subterráneos mientras en la superficie, la clase dominante, ajena a su propia tiranía disfruta de la vida en los Jardines eternos. Freder, el hijo de Fredersen, dueño de Metrópolis, queda deslumbrado por la belleza de María y se lanza en su persecución descubriendo la pobreza y los sufrimientos del mundo subterráneo de Metrópolis.
(seguir leyendo)

5 de diciembre de 2007

"METROPOLIS" EN "CULTYVARTE" DE ARAGON TELEVISION


ARAGON TELEVISION

Metrópolis, la última apuesta de Teatro Che y Moche, se estrena este jueves en “Cultyvarte”

Además, el programa estará presente en la inauguración del Festival de Cine de Jóvenes Realizadores


“Cultyvarte” celebra el décimo aniversario de Teatro Che y Moche con un especial sobre su último montaje, Metrópolis, la recreación de una ciudad deshumanizada donde todos los trabajos son realizados por máquinas y por esclavos a los que se trata como tal.

El equipo del programa también estará presente en la inauguración del Festival de Cine de Jóvenes Realizadores y en la exposición del pintor Ángel Orensanz. Además, la agenda cultural y de ocio de Aragón Televisión repasará los últimos estrenos cinematográficos y ofrecerá un avance de los conciertos previstos para el fin de semana.

“Cultyvarte” se emite el jueves a las 23:15 horas.

METRÓPOLIS EN RED ARAGÓN

Teatro Che y Moche 'Metrópolis'
Tipo de evento:
Teatro
Lugar:
Teatro Principal
Fecha:
Del 12 al 16 de Diciembre de 2007

Valoración usuarios/as: Sin Valorar

Precio:
De 6 a 31€ (Cajeros CAI y cai.es)

En Metrópolis, una gigantesca ciudad del siglo XXI, todos los trabajos son realizados por máquinas enormes, manejadas por un “ejército” de trabajadores esclavos. Viven en laberínticos barrios subterráneos, mientras que la minoritaria clase dominante vive en la superficie, en los “jardines eternos”. No son conscientes de comportarse como unos tiranos, pero un día Freder, el hijo del dueño de la ciudad, ve a una bella joven: María. Deslumbrado por su belleza, se lanza en su persecución y descubre la pobreza y los sufrimientos del mundo subterráneo de Metrópolis.

(seguir leyendo)

4 de diciembre de 2007

JUANJO OLIVES, DIRECTOR DEL GRUPO ENIGMA


JUAN JOSÉ OLIVES, nacido en Santa Cruz de Tenerife, realiza sus estudios musicales en el Conservatorio de su ciudad natal y posteriormente en Barcelona (Dirección de Orquesta con A. Ros-Marbà y Composición con Joseph Soler), en la Hochschule für Musik de Viena (Dirección con O. Suitner y Composición con F. Cerha) y en los cursos de Dirección de Orquesta de la Sommer- Akademie de Salzburgo con F. Leitner y D. Epstein.Entre otras, ha dirigido a la Orquesta de Cámara del Palau de la Música Catalana –de la que fue Director Titular y fundador–, Orquesta Sinfónica de Tenerife, Sinfónica de Asturias y Sinfónica del Principado de Asturias, Sinfónica de Málaga, Bética Filarmónica de Sevilla, Orquesta Ciudad de Granada, Orquesta Clásica de La Laguna, Orquesta de Cámara de l’Empordà, Sinfónica de Murcia, Orquesta de la Radio de Rumanía, Sinfónica de Radiotelevisión Española, Orquesta Sinfónica de la Región de Avignon-Provence, Orquesta Ciudad de Barcelona y Nacional de Cataluña, Sinfónica de Baleares “Ciudad de Palma”, Luxembourg Sinfonietta, Joven Orquesta Nacional de España, Orquesta de Cámara Ciudad de Málaga, Orquesta Sinfónica de Extremadura...Su repertorio abarca desde el último barroco hasta la música del siglo XX y estrictamente contemporánea. En 1995, Juan José Olives fundó la Orquesta de Cámara del Auditorio de Zaragoza “Grupo Enigma”, agrupación de la que es Director Titular y Artístico, y con la que lleva a cabo una amplia labor de difusión de la música de los compositores contemporáneos españoles y, en general, de la música del siglo XX.Al frente de la Orquesta, cabe destacar la grabación de tres monográficos dedicados, respectivamente, al compositor catalán Joaquim Homs, al aragonés Ángel Oliver Pina y al italiano Luciano Berio; los compactos “Compositores Aragoneses” y el dedicado a la “Misa en Mi bemol” de F. Schubert. AsImismo, ha realizado grabaciones para Radio Nacional de España (Radio 2) y Cataluña Música.Licenciado con grado en Filosofía por la Universidad de Barcelona –con una “tesina” titulada “Reflexiones sobre la disonancia: una aproximación a la obra de A.Schönberg”, trabajo que fue dirigido por D. Emilio Lledó–, en la actualidad, y desde hace varios años, realiza estudios sobre temas relacionados con la fenomenología de la música.Desde 1989 es catedrático de Dirección de Orquesta en el Conservatorio Superior de Música de Aragón.

3 de diciembre de 2007

METRÓPOLIS EN HERALDO

Regreso a "Metrópolis"
La gran película de Fritz Lang "Metrópolis" cobra de nuevo cuerpo escénico con la compañía Teatro Che y Moche, que la adaptó hace diez años y ahora vuelve a ella para un montaje más ambicioso, que se estrenará dentro de unos días en el Teatro Principal de Zaragoza.

Fotógrafo: ÁLVARO CALVO
Un momento de uno de los ensayos del montaje de "Metrópolis"


R. C. L. Zaragoza | Fuera hace un frío que pela, por el cierzo otoñal. Dentro de la nave industrial que Teatro Che y Moche tiene como sede de operaciones desde hace unos años, en el barrio de Valdefierro, varios calefactores se encargan de conservar habitable el recinto. Diez bailarines, capitaneados por la bailarina y coreógrafa Elia Lozano, llevan desde muy temprano ensayando. Pero esto no es la preparación de un espectáculo de danza. Lo que se gesta en este entorno industrial -¿qué otro lugar hubiera sido más adecuado?- es una versión escénica de la película de Fritz Lang "Metrópolis" (1926), una joya del cine expresionista alemán que denunciaba los riesgos de la deshumanización que podría conllevar el uso de las máquinas a gran escala.

Quienes tengan buena memoria y sean aficionados al teatro, recordarán que, hace ahora diez años, una joven compañía de universitarios llevó al Teatro Principal de Zaragoza precisamente esta idea. Una década después, ese mismo grupo, Teatro Che y Moche, ya profesionalizado y con una intensa actividad teatral, ha querido celebrar su cumpleaños recuperando "Metrópolis", pero a lo grande. Gracias a la colaboración del Centro Dramático de Aragón, y a "un punto de romanticismo y de locura", el director Joaquín Murillo ha podido remontar este trabajo con algunas interesantes variaciones.

Una de ellas es la música. La obra contará ahora con una banda sonora totalmente original compuesta expresamente por el aragonés Víctor Rebullida, que además será interpretada en directo por una veintena de músicos: los del Grupo Enigma (orquesta residente del Auditorio de Zaragoza, que dirige Juan José Olives).

Si esto es todo un lujo, tampoco le anda a la zaga la participación de Elia Lozano, directora del System Ballet Aragón (SYBAA), que para "Metrópolis" hizo una audición en la que seleccionó 10 bailarines, uno de los cuales tuvo la mala pata de lesionarse hace unos días, siendo sustituido por el zaragozano Julián Juárez.

(seguir leyendo)


METRÓPOLIS EN ARTEZBLAI

Este año, la compañía zaragozana Teatro Che y Moche cumple su décimo aniversario y lo celebra con la puesta en escena de la adaptación de Metrópolis, de Fritz Lang, en un espectacular montaje multidisciplinar: cuenta con la colaboración de Elia Lozano (compañía de danza Sybaa) y de la orquesta de cámara del Auditorio de Zaragoza, Enigma, dirigida por Junjo Olives que interpretará en directo la partitura original creada por Víctor Rebullida; todo ello bajo la dirección de Joaquín Murillo, que revisa así el espectáculo con el que la compañía se profesionalizó hace diez años. El espectáculo que se estrena el 12 de diciembre en el Teatro Principal de Zaragoza cuenta con el apoyo del Centro Dramático de Aragón, que coproduce el montaje junto a Teatro Che y Moche.

(seguir leyendo)