"METROPOLIS", PREMIO AL MEJOR ESPECTACULO REVELACION, XIII EDICION PREMIOS MAX DE ARTES ESCENICAS

La compañía aragonesa Teatro Che y Moche cumplió en 2007 su décimo aniversario y lo quiso celebrar con la revisión de su primer espectáculo profesional: la adaptación de la película de Fritz Lang "Metrópolis".

14 de diciembre de 2010

METROPOLIS EN LA "CAJA NEGRA". UNA OPINION SOBRE EL ESPECTACULO.

Metrópolis en la “caja negra”

Metrópolis

La lucha de clases no es el camino. Esa es la moraleja de Metrópolis, la obra maestra de ciencia ficción que dirigió Fritz Lang. Producido por la UFA y estrenada en 1927, está considerada como el máximo exponente del expresionismo alemán.

En aquel nuevo y convulso mundo de entreguerras, con una joven y triunfante Revolución Rusa, las grandes ciudades de los poderosos Estados Unidos, una renaciente y humillada Alemania, Fritz y su mujer Thea von Harbou se embarcaron en la escritura del guión. Él más preocupado por los aspectos técnicos de la producción y ella por el trasfondo político cercano a las tesis nacionalsocialistas, con las que simpatizaba, que defendían la colaboración entre las clases sociales, dieron a luz esta historia que sucede en una megalópolis en el año 2026 que mezcla la parábola de la Torre de Babel, el cristianismo en la figura de María, la persecución de los cristianos en las catacumbas y cuestiona las bondades del progreso; algo incuestionable en aquellos años.

La película, que no disfrutó de mucho éxito en su momento, ha pasado a la historia como una de las obras maestras del cine mudo. En 2008 se encontró en el Museo del Cine de Buenos Aires una copia casi completa que se pensaba que había desaparecido y, en 2010, ha salido a la venta una nueva versión restaurada.

El tiempo le ha sentado bien a Metrópolis. La ha convertido en un clásico y ahora es mucho más grande que cuando fue creada. Sin embargo, sorprende darse cuenta de que las mentes de principios de siglo XX eran mucho más modernas y avanzadas que las de este nuevo que acabamos de empezar.

La película ha servido de inspiración a muchos artistas del mundo de la música: el videoclip de “Radio Ga Ga” de Queen, el de “Express yourself” de Madonna… Hasta nuestros Mecano se inspiraron en Metrópolis para hacer el videoclip de su canción “El 7 de septiembre”.

Anoche, Joaquín Murillo, con la colaboración de Producciones Che y Moche y el Centro Dramático de Aragón, se enfrentó al reto de trasladar esta historia desde la pantalla, donde llevaba más de 80 años viviendo, hasta el escenario de un teatro. Lo hizo en la Sala Roja de losTeatros del Canal de Madrid acompañado en directo por la Orquesta de la Comunidad de Madrid. El espectáculo, de una hora de duración, mezcla danza, teatro, cine y música. Mediante un fantástico diseño de luces, consigue reproducir el “color” de la película. Hubiera sido un error crear unos diálogos inexistentes en el original, así que la música y algunos textos proyectados son los encargados de contar el argumento. Para sustituir las exageradas interpretaciones que exigía el cine mudo, recurre a la danza y a la proyección de algunas imágenes que han sido rodadas en 16mm o tratadas y viradas en azul para respetar el estilo que ya va unido inevitablemente a la película original. Si he de ponerle una pega, creo que no está bien representado el mundo de arriba, donde todo debería ser grande, brillante e idílico. A mí me ha recordado “El Proceso” de Kafka y me ha parecido tan oscuro y angustioso como el mundo de abajo.

7 actores, 10 bailarines, una orquesta en directo y la entrada más cara cuesta 18 Euros. Yo no me lo pensaba y corría a sacar una, porque sólo está en cartel hasta este domingo día 12. Quienes no hayan visto la película, que vayan al teatro y después se compren la nueva edición restaurada para comprobar que “el mediador entre el cerebro y la mano ha de ser el corazón”.

Javier González Pérez

@Estivigon

http://www.laguiago.com/blogs/elcallejondelgato/2010/12/11/metropolis-en-la-caja-negra/

No hay comentarios: