"METROPOLIS", PREMIO AL MEJOR ESPECTACULO REVELACION, XIII EDICION PREMIOS MAX DE ARTES ESCENICAS

La compañía aragonesa Teatro Che y Moche cumplió en 2007 su décimo aniversario y lo quiso celebrar con la revisión de su primer espectáculo profesional: la adaptación de la película de Fritz Lang "Metrópolis".

30 de noviembre de 2007

FRITZ LANG EN LA WIKIPEDIA


Fritz Lang (Viena, 1890; Los Ángeles, 1976), hijo de un famoso arquitecto, interrumpió sus propios estudios de arquitectura para matricularse en la Escuela de Artes Gráficas de Viena y luego en la de Munich. Se inició en el cine en 1909, en Brujas (Bélgica). En 1916 comienza a escribir guiones UFA y trabaja como director en Hallblut (1919) y Las arañas (1920), que serán bien recibidas. Sobre guiones de su mujer Thea von Harbou y suyos rueda Das Wandernde Bild (1920), Las tres luces (1921), El doctor Mabuse (1927), Spione (1927) y El testamento del Dr. Mabuse (1933). Más interesantes resultan Los nibelungos (1924), Metrópolis (1927), La mujer en la Luna (1928) y M, el vampiro de Düsseldorf (1931).
Tras rodar El testamento del doctor Mabuse (1933) recibió la propuesta de Joseph Goebbels de hacerse cargo de la dirección de los estudios alemanes UFA, pero esa misma noche Lang huyó hacia Francia, dejando casi todo lo que tenía y a su esposa Thea von Harbou, guionista de muchas de sus películas. En París rueda Liliom (1934), pero ese mismo año le contrata la Metro-Goldwyn-Mayer.
Sus proyectos son rechazados y tarda dos años en hacer Furia (1936) y sólo consigue rodar otras dos películas personales, El hombre atrapado (1936) y Los verdugos también mueren (1943). Sus restantes producciones estadounidenses deben acomodarse a las reglas de los diferentes géneros pero rueda excelentes policíacos: Sólo se vive una vez (1937), La mujer del cuadro (1944), Los sobornados (1953), Deseos humanos (1954), Mientras Nueva York duerme (1956), Más allá de la duda (1956), Los contrabandistas de Moonfleet (1955), o Encubridora (1952). Por diferentes compromisos y puras razones financieras se ve obligado a rodar varias de las películas que hace en Estados Unidos. A finales de los años cincuenta, en parte por el clima creado por las investigaciones del Comité de Actividades Antinorteamericanas y también por la oferta de un productor, viaja a la República Federal Alemana para rodar El tigre de Esnapur (1958), La tumba india (1959) y Los crímenes del Doctor Mabuse (1960), su última película.

(ver)

No hay comentarios: